www.delvirai.info Vídeos porno gratis hetero

Regístrate

Relatos porno gay me folla el indigente, X faktr masnakic exishe 17 tarekan

Agregar favoritos
del favorito
Descargar video

Relatos porno gay me folla el indigente

señas con la cabeza, para que yo me acercara a donde estaba. Por la noche tomé fresas con coño, y ella café con leche recién ordeñada (por ella misma directamente de mi polla). Y a ella también, a tenor de sus gritos. Se levantó, yendo hasta donde estaba su compañero, y después de hablar con él, venían ambos, para donde yo estaba. Al cabo de un buen rato gemía de gusto, la muy zorra: "Ohhhhh, siiiiiiiiii, párteme el culo, cacho cabrón, pártemelo. El se meneaba en un vaivén dentro y fuera de mi, a la par del dolor que eso me provocaba sentía un placer que hasta ahorita no he sido capaz de comprender, es verdad que tuve un orgasmo y pude tener otros más pero. Besé a mi mujer, y noté que abría los labios para que le metiera la lengua. Vi que se estaba masturbando mientras me la chupaba. Anduve unos metros siguiendo mi camino, mientras dudaba en acercarme haber que pasaba, o seguir camino a mi casa.

Relatos porno gay me folla el indigente

Se levantó el indigente más joven, y agarrándome del relatos porno gay me folla el indigente brazo, me pidió que fuera con él, que me quería follar otra vez. De pronto empezó a dejar mi culo bien pegado a su polla, y subiendo toda su pelvis lo que más podía, empezó a correrse de nuevo dentro relatos porno gay me folla el indigente de mi culo; oooooh, ya me corro, ya me corro, oooooooh, exclamaba. El domingo grabamos un video porno. Cuando mi mujer está dormida, no soporta que le toque el coño, se enfada. Quedamos de pié encima de aquella manta, mientras él no paraba de magrearme por todas partes, besándome, y haciendo que le comiera la lengua que metía en mi boca, con desesperación y lujuria. Su grito fue ensordecedor: "Aaaaaahhhhh, ahora si me has roto, hijo de la gran puta". Y por supuesto ya estaba despierta: " me corro, cabrón, me corro. Joder, el no paraba de cabalgarme, y cada vez tenía la polla mas tiesa, y con ganas de soltar toda la leche que tenía en los huevos.

Ya llevábamos un buen rato follando, cuando el joven indigente, empezaba a darme más fuerte y suspirar de placer ooooohhhhh!Me voy correr, ooooooohhhhhh!Me corro, ooooooohhhhhhh, me corro.

Me vuelve a follar el indigente y exhibicionista

La última vez que había estado con ellos, había sido el martes, y desde entonces no había vuelto por allí. Se acuesta a dormir de nuevo junto a su novio y su amante se marcha. Leer más, gays, hoy les contaré lo que me paso es algo 100 rea Soy una persona muy sociable y respetuosa siempre salgo. Terminan pajeándose los dos en el sofá hasta que se corren. Leer más, gays, se hacia muy noche y las niñas ya se querian ir a dormir, asi es q se fueron a quitar.

Relatos Eróticos Categorías: Gays, Amor Filial / Incesto, Sexo con Maduras, Anal, Hetero, Primera Vez, Infidelidad, Confesiones, Masturbación, Sexo en Grupo, Tabú, Dominación, Sexo Duro, Voyeur, Transexuales, Lesbianas, Fetichismo, Erotismo y Amor, Fantasías Eróticas, Intercambios, bdsm, Zoofilia, Sexo Interracial, Voyerismo, Bisexuales, Jóvenes, Orgías, Sexo Oral.

Ya la tenía toda dentro. Cuando le impones las manos podrás leer su mente, y recibirán el don de la merced". Como nos habíamos dormido desnudos, fue muy fácil montarla. « 1 2.

.

Estás tan bueno que nunca me cansaría de follarte ooooooohhhhh! Siguió quitando mi camisa, mientras con su boca, iba mordiendo mis pezones, a la vez que decía, como me gustan tus tetitas, las tienes pequeñitas, y los pezoncitos duritos, mmmmmm, como me gusta morder tus tetitas, mi amor. Ssí, allí había cartones, y se miraban unos bultos, como si hubiera gente. Anda que quiero darte por el culito otra vez, me la chupas un poquito, y cuando se ponga tiesa, te la meto otra vez en ese culito tan bueno que tienes. No estaba bien así para chuparle bien la polla, y le pedí que se pusiera de rodillas, junto a mi pecho. Lamí toda su mano, bebiendo mi esperma, dejándole la mano limpia. Como me gustas mi amor. Se arrimó a mi culo el joven vagabundo, llevando su polla a la entrada de mi culo, la dejó en la entrada, cogiéndome por las caderas, lista para ser clavada dentro de mi culo. Suspiré al tener la polla dentro de mi culo. Suspiraba, mientras le acariciaba su verga, que ya estaba tiesa y caliente como un fierro al rojo vivo. Dio un movimiento de pelvis, y me la clavó de un golpe; uuuuuuummmmmmmmm, grité mientras tenía la polla del otro vagabundo en la boca. Sí mi amor, córrete, así, córrete. Iba empalmado, y con el culo palpitando por ser follado. Me dijo, ven, métete aquí, abriendo la manta que lo cubría. Así mi culito, quedaba listo para el joven vagabundo, y mi polla a la altura de la cara del que estaba debajo. Así que desesperado, decidí marcharme, haciéndolo por entre las tuberías de hormigón, que quedaban allí al lado. Te llenaría el culito de leche, y te lo follaría siempre que quisieras, mi amor. Me llamó, diciendo, ven putito. Y cayéndose sobre mi espalda, me dejó enterrada su polla en el fondo de mi culo, mientras yo me estaba derritiendo de gusto, y cada vez tragaba más a fondo la polla que estaba chupando. Uy, como estás, estás todo empalmadito, mi amor.

About

Comentarios

Agregar comentario:


Introduzca el código:



Relacionado